Es de conocimiento común que es mejor verse limpio y fresco que verse desaliñado. La ropa sucia puede albergar microorganismos y puede causar infecciones cutáneas. El olor del cuerpo puede ocurrir usando la ropa con las bacterias y los hongos encontrados en ellos. Todo el mundo tiene bacterias dentro y fuera del cuerpo. La ropa interior sucia tiene problemas adicionales, como más gérmenes por los líquidos corporales y por los residuos de la defecación, que hacen más probable una infección si se vuelven a usar sin haberlas lavado. La única manera de prevenir la propagación de gérmenes en la ropa por el uso normal es lavarla, y es importante lavarse las manos después de tener contacto con la ropa sucia.

Los artículos que contienen vómito, fluidos corporales por lesiones, sudor o alimentos contaminados, o ropa que haya estado en contacto con animales se consideran ropa sucia de alto riesgo. Esta ropa se debe lavar a 60 grados centígrados con un blanqueador después de quitar la tierra de los artículos. Esta ropa se debe lavar por separado de artículos que estén contaminados por tierra, con lo que se reduce la posibilidad de que se contamine por otros artículos.

Para limpiar completamente la ropa, debe secarse inmediatamente después del lavado. El moho puede aparecer en la ropa que se mantiene mojada por un período prolongado de tiempo, lo cual puede causar mal olor e infecciones de piel.