Se debe a que la República de Yucatán fue un país soberano durante dos períodos del siglo 19. La primera República de Yucatán se fundó el 29 de mayo de 1823 y luego —el 23 de diciembre de 1823— se reintegró a la República Mexicana como República Federativa de Yucatán. Existió como república durante menos de siete meses. La segunda República de Yucatán existió de 1841 a 1848, y tuvo una declaración de independencia de la República Mexicana —generalmente, cuando se habla de la hermana República de Yucatán se hace referencia a esta segunda etapa—. Ambas repúblicas yucatecas abarcaron la Península de Yucatán con lo que hoy son los estados de Campeche, Yucatán y Quintana Roo.

La República de Yucatán tuvo la Constitución de 1841, que fue una de las más avanzadas de su tiempo. Se distinguió porque garantizó los derechos individuales, la libertad religiosa e incluyó el concepto de amparo.

Antecedentes. En 1617 Yucatán fue parte de la Capitanía General de Nueva España. Debido a su ubicación y distancia de la capital tuvo cierta autonomía y, prácticamente, fue la Provincia de Yucatán, con su propia capitanía. Estaba formada por lo que hoy es Campeche, Yucatán, Quintana Roo y Tabasco, además de los territorios del norte, que eran los de Peténand —hoy Belice—. En 1786 España estableció el sistema de intendencias y la provincia pasó a ser la Intendencia de Yucatán, que abarcaba el mismo territorio.

La Guerra de Castas de 1847 causó que la República de Yucatán solicitara la ayuda militar de México. Se dio la ayuda militar con la condición de que la República de Yucatán volviera a ser parte de la República Mexicana.