Una de las jugadas más espectaculares del fútbol es la chilena (o patada de bicicleta en inglés). Ejecutar una chilena requiere mucha habilidad y concentración ya que el jugador debe mantener un buen equilibrio durante la ejecución. Una explicación simplificada de esta jugada es: el jugador se coloca dando la espalda a la dirección a la que quiere lanzar el balón, hace un salto mortal hacia atrás elevando su cuerpo llevando por delante la pierna contraria a la que va a usar para la patada y debe llegar a su altura máxima con la espalda paralela al terreno en el momento en que le llega el balón, y entonces hace un movimiento violento de tijera con la pierna que va a golpear la pelota y cae el suelo mientras que la bola viaja en la dirección deseada. La chilena debe ejecutarse cuando no haya otros jugadores muy cerca y puedan quedar en peligro por la jugada, de lo contrario el árbitro marcará una falta por jugada peligrosa.

Hay una gran controversia acerca de quién fue el primer jugador que utilizó esta patada. De acuerdo con el escritor uruguayo Eduardo Galeano, fue Ramón Unzaga quién inventó la patada en el puerto chileno de Talcahuano. Aunque Galeano no da una fecha para esta histórica patada, lo habitantes del puerto afirman que Unzaga inventó la patada en 1914.

El científico alemán Hermann Schwameder, experto en técnicas del movimiento, afirma que: se debe tener instinto, mucho valor y una mala cobertura para ejecutar esta patada. Klaus Fischer, en la semifinal de la Copa Mundial de 1982 entre Francia y Alemania del Oeste cuando iban empatados a 3, anotó con la chilena más famosa de la historia. Por mucho, debes decir que una cobertura que permite un gol con una chilena es una mala cobertura. El legendario jugador brasileño Leonidas, muy conocido por su elasticidad —tanto que le decían el Hombre de Hule— reclama para sí el invento de la chilena ya que la utilizó por primera vez en 1932 cuando jugaba en el Bonsucesso. Sin embargo, este episodio tuvo lugar más de una década después de Unzaga.

Los europeos también reclaman la paternidad de la chilena. Carlo Parola, defensa central, utilizaba esta patada tan seguido que en Italia se le llamó Signor Rovesciata (señor de la patada hacia atrás) y Doug Ellis, presidente del Aston Villa, afirmaba que él había inventado esta patada cuando jugaba para el Southport durante la Segunda Guerra Mundial.