Primero, una definición breve y sencilla tomada del Museo de las Constituciones: Constitución es la ley fundamental de un Estado en la cual se determina la forma de gobierno, la organización, la atribución de los poderes públicos y las garantías que aseguran los derechos del hombre y del ciudadano. Esto quiere decir que es una ley en la cual los ciudadanos pactamos cómo queremos vivir, cómo nos organizamos como nación, y qué derechos y obligaciones tenemos.

Febrero es el mes de las Constituciones. La Constitución de 1917 fue promulgada por el presidente Venustiano Carranza Garza el 5 de febrero de 1917, y la de 1857 fue jurada por el presidente José Ignacio Gregorio Comonfort de los Ríos el 5 de febrero de 1857.

Nos independizamos de un país que estaba en el proceso de escribir su propia constitución —la Constitución de Cádiz— y la influencia que este hecho tuvo sobre nuestro país —las Cortes de Cádiz primero, y la Constitución después—. Ya Francesc de Vinatea le había dicho al rey Alfonso XI de Castilla la frase célebre cada uno de nos somos tanto como vos, pero todos juntos mucho más que vos, en oposición a la monarquía autoritaria.

Constitución de 1814. José María Morelos y Pavón publicó el 14 de septiembre de 1813 en Chilpancingo el documento Los Sentimientos de la Nación, que es el documento precursor de la primera Constitución del México independentista. El 22 de octubre de 1814 fue firmado por 11 constituyentes el Decreto Constitucional para la Libertad de la América Mexicana, conocido como la Constitución de Apatzingán.

En las siguientes constituciones que se firmaron fueron componentes importantes el federalismo vs el centralismo, el derecho al voto, la igualdad social y el papel de la Iglesia y de los criollos.

Constitución de 1824. Antes de consumarse la Independencia, el 27 de septiembre de 1821 se elaboró el Plan de Iguala o Plan de Independencia de la América Septentrional, proclamado por Agustín de Iturbide y Vicente Guerrero el 24 de febrero de 1821, en la ciudad de Iguala, en el cual se declaraba la Independencia de México. El Plan de Iguala fue ratificado por el último virrey, Juan O’Donojou, en los Tratados de Córdoba. Hubo grupos que opusieron y obtuvieron modificaciones aisladas a la Constitución de 1824 y así se dieron las constituciones de 1836 y 1843, que en realidad no operaron.

Constitución de 1857 y Leyes de Reforma. En 1854 en Ayutla, Guerrero, inició una revolución que culminó con que Santa Anna saliera definitivamente de la presidencia. Así, inició un gobierno provisional encabezado por el insurgente Juan Álvarez y continuado por Ignacio Comonfort quien, mientras se redactaba una nueva constitución, expidió un Estatuto Provisional de Gobierno de la República. Durante este gobierno se expidieron tres leyes que llevaron el nombre del ministro que las propuso: la Ley de Abolición de los Fueros o Privilegios Militar y Eclesiástico —Ley Juárez—, la Ley de Desamortización de la Propiedad de Fincas Rústicas y Urbanas Improductivas, indemnizando al propietario —Ley Lerdo— y la Ley de Regulación de los Cobros por los Servicios Eclesiásticos —Ley Iglesias—. Así empezó la época de la Reforma. La Revolución de Ayutla produjo la convocatoria al Congreso Constituyente que preparó la Constitución Federal de los Estados Unidos Mexicanos de 1857, jurada por el presidente Comonfort el 5 de febrero de ese año.

Constitución de 1917. Al comenzar el siglo 20 México era una república independiente con varios movimientos sociales de inconformes con el gobierno. Principalmente la reelección del presidente y de los gobernadores, y el centralismo del gobierno. El 22 de octubre de 1916 se celebraron las elecciones para Diputados Constituyentes. Después de 60 sesiones el 5 de febrero de 1917 se promulgó la Constitución que hoy nos rige.

Visita el Museo de las Constituciones en la Ciudad de México.

Si te gustó esta publicación, compártela.