La durabilidad textil es un concepto complejo. Podemos encontrar diversas definiciones para este concepto, como bien puede ser: “La habilidad de la tela a resistir el desgaste a través del uso continuo”, sin embargo, es recomendable entenderlo como el resultado de la interacción de múltiples factores.

Para Richard Slomko, director de Atlas Material Testing Technology, la durabilidad puede ser definida como el mantenimiento de algunas propiedades deseadas o atributos requeridos considerados como aceptables por un periodo de tiempo.

¿Qué influye en la durabilidad?

La selección de la tela será el factor más importante para la durabilidad textil; los sintéticos especiales, como las aramidas o fibra de carbón superan ampliamente a las fibras naturales. Si hablamos de la resistencia a la abrasión, la estructura del hilo y la construcción textil serán los elementos iniciales para la durabilidad.

Propiedades de la fibra

Al ser la materia prima principal de cualquier tela, su selección es muy importante para la creación de textiles duraderos. ¿Cómo elegirla?, se deberá considerar el producto final, el uso de éste, así como las propiedades deseadas:

  1.     Resistencia a la abrasión: depende de la resistencia y tenacidad contra astillarse.
  2.     Elasticidad: habilidad de recuperar su longitud original después de ser estirada.
  3.     Extensión: grado de estiramiento o alargamiento. 
  4.     Resistencia a la tracción: habilidad para resistir y no romperse cuando la estiran.
  5.     Resiliencia: similar a la elasticidad, es la propiedad de la fibra a recuperar su forma original después de haber sido sometida a compresión, flexión o distorsión.

Construcción de la tela

El diseño estructural de una tela, adicional a las características de los componentes de los hilados y fibra, afectan el desempeño textil. Las telas pueden construirse en tres maneras: estructuras tejidas, estructuras de punto, estructuras no tejidas, sin embargo, no ahondaremos en sus particularidades, de eso hablaremos en otra nota de blog, así que deberás estar pendiente.

Acabados y tratamientos textiles

Los acabados y tratamientos de las telas son un factor que afecta directamente la durabilidad. Por ejemplo, en el caso del algodón, por sí mismo no es tan resistente como otros materiales como el nylon; sin embargo, la adición de más capas puede aumentar su durabilidad.

¿De qué depende la durabilidad o cómo se mide?

Como resultado de los usos tan variados de las telas, la durabilidad no puede medirse de una manera única. De acuerdo a Laura Shumaker, ingeniera textil en Google Hardware, la durabilidad textil puede medirse de distintas maneras, considerando: resistencia al estallido, resistencia a la abrasión y resistencia química o UV.

La durabilidad siempre ha sido y será un factor decisivo y de gran importancia, ya que se liga directamente a la calidad de un producto, pero ahora con el auge de la sustentabilidad ha tomado el doble de relevancia. El sector textil deberá seguir innovando en la calidad de sus productos, su durabilidad, pero además que su elaboración sea de manera responsable y con el menor impacto posible al medio ambiente.

**Agradecemos a la revista AATCC Review por el desarrollo y publicación del artículo “The Science behind Fabric Durability”, el cual sirvió para el desarrollo de este contenido (Davies, 2019).

 

Déjanos un comentario o comparte en redes sociales si el contenido te pareció relevante.

¡Gracias por leernos! Hasta la próxima.

¿Te gustó?, Regálanos un like:

    2 likes