El consejo más importante es que utilices el sentido común. Sin embargo, el sentido común no es el más común de los sentidos. Por lo tanto, siempre ten presente lo siguiente:

Tu traje no debe ser más caro que el de tus superiores. En ocasiones los nuevos ejecutivos y los empleados jóvenes tienden a vestir trajes más elegantes, llamativos y de última moda que los ejecutivos de mayor nivel y los directivos superiores se animan a usar. Ten cuidado de no presumir aunque puedas pagar lo que cuestan esos trajes. Muestra respeto y no trates de opacarlos. Recuerda que te encuentras en un lugar de trabajo y no en una fiesta. Y si tu jefe es una mujer atractiva no olvides que es tu jefe y no una dama que pueda caer en tus redes.

Los trajes de negocios deben ser de uno de tres colores —negro, gris y azul marino—. Si quiere vestirse adecuadamente para el mundo de los negocios estos tres son los únicos colores que debes usar. En ocasiones algunos trajes de color oscuro son adecuados y te permitirán verte como un hombre de negocios profesional. Se conservador y evita los colores llamativos, no te arriesgues a verte como un payaso.

El color de tu corbata también es importante. El color adecuado de una camisa para uno de los trajes mencionados es blanco o azul y, en algunas ocasiones, crema. La corbata que combina con tu traje debe ser más oscura que la camisa que te pongas y nunca de color más claro. Esto significa que la corbata debe ser azul, azul marino, verde o roja. La tela de tu corbata debe estar de acuerdo con la tela del traje.

Nunca te quites el saco a menos que tu superior lo haga. Atiende los estándares de etiqueta cuando asistas a una junta con tu jefe y/o otros directivos. Siéntate después que ellos lo hayan hecho, salúdalos con un apretón de manos firme y mantén el contacto visual. Durante una reunión de negocios siéntate derecho, evita verte demasiado relajado. Desabotona tu saco mientras estés sentado y asegúrate de que la camisa no se salga del pantalón.

Vístete correctamente para los viernes y los días festivos. La vestimenta informal es tan importante como la de negocios. Si deseas verte casual utiliza ropa casual. Una camisa casual puede ser más colorida que una formal y no es necesario que utilices una corbata pero, si la utilizas, no la uses floja.

No olvides sentirte cómodo en todo momento.