¿Todavía no sabes qué hacer en Navidad este año? Te recomendamos tres excelentes lugares de México para pasar las fiestas de fin de año, con excelentes hoteles, comida y actividades.

Mérida, Yucatán. Pasa unas vacaciones en Mérida, la capital de Yucatán. Hay muchas cosas que puedes hacer que son diferentes a lo acostumbrado y muy entretenidas. Por ejemplo, puedes tomar un paseo a pie y visitar los edificios y monumentos públicos, o disfrutar de una caminata por el Paseo Montejo. Los fines de semana algunas de las calles se cierran al tráfico vehicular y la ciudad cobra vida. Los cafés en las banquetas se preparan. Los artistas callejeros aparecen en escena. Los vendedores ambulantes de alimentos también entran en acción brindando muchas oportunidades para tomar un aperitivo de medianoche. Los bares y cantinas se llenan de gente, la música se vuelve más sonora y todo dura hasta bien entrada la noche. ¡Es una gran fiesta!

Puerto Vallarta, Jalisco. En cuanto aterrizas en Puerto Vallarta te sientes rodeado por ofrecimientos de tequilas gratis y anfitriones que te ofrecen tiempos compartidos. Sin embargo, Vallarta es un sitio muy distinto a lo demás que hayas conocido.

Vallarta es una de las ciudades más seguras de México, así que no tengas temor de pasear por el centro de la ciudad, o por el Malecón y la Playa de los Muertos. Esta playa tiene una leyenda: según una vieja historia, los piratas llegaban a tierra para saquear y causar terror, pero los lugareños les presentaban un fiero combate que causó la muerte de muchos piratas. Se dice que aquí están enterrados muchos tesoros y esqueletos.

Huatulco, Oaxaca. Hay varios lugares para visitar en esta ciudad de playa. El Museo de Arte de Oaxaca tiene toda una sala dedicada a esta asombrosa forma de arte. Cada pieza es hecha a mano en el taller. Y serás recibido por los artesanos en su sitio de trabajo. Cada uno de ellos es impresionante, no dejarás pasar la oportunidad de comprar una de sus bellas artesanías.

La Crucecita se encuentra en la plaza principal, la Plaza y jardín del Zócalo, que es sí un atractivo. Este jardín está forrado con amplios caminos de piedra frecuentado por músicos y artistas callejeros que muestran su trabajo. Está adornado con bancas y hermosas estructuras de piedra, lo que hace que el zócalo sea un gran lugar para un paseo a pie.

En la Plaza de la Crucecita se encuentra una hermosa iglesia, la Parroquia de Nuestra Señora de Guadalupe. Esta parroquia es el hogar de la pintura más grande de México de la Virgen de Guadalupe.